¿Por qué dices que no te amo?,
¿Por qué presentas hacia mí, ese reclamo?,
Si solo por ti, amor derramo;
Y la necesidad de tenerte de nuevo, clamo.

Nuestras vidas están separadas por algo inaudito,
En las noches, por verte una vez más, grito;
Me desespero y solo me agito,
Por más que haga otras cosas, no lo evito.

El insomnio me tiene de esclavo,
Y mis esperanzas por besarte solo socavo;
Mi almohada, testigo es de mis lamentos,
Y de los gritos que mencionan tu nombre en secreto.

¡Qué no haría por una noche más contigo!,
Ahora por no aprovechar cada momento a tu lado, sufro este castigo;
Me invade una profunda nostalgia y mi vida maldigo,
Aun así, un día volverte a ver, predigo.

Ando deseoso de encontrarme con la muerte
Y así desde el cielo, pueda protegerte;
Aun teniendo en cuenta que podre perderte,
Solo un ósculo tuyo, podrá hacer que de esas ideas, me liberte.