esa mujer
con su angustia
insuperable
me deja
su
sabor
salado
y su
dolor
de cabeza
cuando me
invade.

No olvida
su manía
de atacarme
Me cierra el pecho
me besa con sus
dedos
y me pone los pelos
como alambres.

cuando llega
hace
que me suba
la sangre,
sudar
como si
el perfume
tapase
el miedo
y fuese
a descongelarme

esa mujer
que no se
de donde sale
no me va a dejar
vivir
ni aunque crezca
ni aunque
me mate