Hoy entro la luna en mi casa.
Estaba inquieta y nerviosa.
El mar no la podía reflejar por tanta tristeza.
Mi corazón latía fuertemente y se convulsionaba al mirarla.
Me gustaría consolarla y abrazarla.
Pero la luna que tan cerca parece estar, aveces necesita pasar por cada una de sus fases.
Estaba preciosa pero a la vez frágil de tantas mareas frugales.
La luna se fue igual que vino.
Su reflejo inunda mi ser y sé que la amo.
Pero la luna tiene un proceso, no puede ser nueva hasta que recorre 28 días.
Yo amo la luna en todas sus condiciones, creciente , decreciente,llena y nueva.
Yo he soñado que un amor que piensa más en dar que recibir, es un amor sincero.
Y es el amor que deseo compartir con la luna.