Amor foráneo

Vida mía, hilo rojo en mi comisura,
no transitabas donde pasaban las suturas,
a duras penas me trataste con ternura,
mas la sinceridad no fue parte de la cura

Lejanía y desamparo, descaro y locura,
fueron ingredientes de toda vil postura,
fue mi auge como daga y mi tristeza armadura
los que por mucho hablaron evadiendo conjeturas

Aclaro a los meses testigos de la tortura,
subí tan alto, a una altura insegura
que entre nubes y gaviotas se perdía tu cintura,
y también poco a poco se perdía mi estado de ventura

Así pues finalmente, lluvia a baja temperatura,
fuego inerte que en tu vientre ascendía con dulzura
y en latentes estallidos helaban la abertura
de mi corazón herido y también llamado “basura”.

+1

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas