Nos despedimos en el aeropuerto,
pronto nos veremos, nos dijimos;
pero de un momento a otro,
algo surgió del viento,
alargando nuestro reencuentro.

Hoy nos vemos por whatsapp,
instagram y facebook;
Si no fuera por estas redes
estaríamos distanciados.

Ansío la calidez de tus labios
el palpitar de tu pecho
y la delicadeza de tu piel.

Alegras mi existir, con tu gracia sin igual
y esos ojos negros que titilan de pasión.

No hay tiempo ni espacio,
me cuentas yo te cuento,
y nuestros cuentos se transformaron
en historias sin final.
Catalina Carreño Narvaez

0