En medio de mil palabras
hoy les relato esta historia
que enciende fuego en mi alma.

Recuerdo cuando tan solo era una niña
cada mirada de Ella era un suspiro sincero tallado en mi corazón,
me llevaba de su mano y sus raíces penetraban fuerte mi espacio.

hablábamos y hablábamos dentro de un gran fruto de sonrisas,
Su espíritu en lo mas profundo quería abrazar mis pasos,
Ella era mi abrigo en medio de tanto vació.

que lindo era ir por el mundo
en ese mundo donde solo ella podía estar y abrazar,
un día sin presumir su atención
desperté en un gran amanecer,
ahí donde el sol aparece sin querer
para contarte esas historias,
que en otoño…
dan abrigo y placer.

presumido cielo
cuanto amor ya me dabas,
con el amor de otoño
tallado en mi alma.

eres mi gran relator
apoyada en Tu corazón,
cuento esta historia de amor,
y entre tanta compasión
me trasladas sumergida de la mano.

En otoño entre hojas secas
que me hablan de Ella,
mi madre
raíz que vive en mi sangre.

0