Es inevitable el amanecer, como también
es inevitable el no pensar en ti,
desearía cada mañana despertar entre tus brazos
y de la misma manera dormir entre ellos.
te necesito amor,
mi vida y razón eres tú,
deseo que mi amanecer y mi luz
de cada día seas solo tú.