Amables flores.

El campo está lleno de flores,
rosas, rojas, y de otros colores,
diferentes formas y olores,
variadísimos corazones,
múltiples formas y figuras,
única y hermosa es cada una.
Cada flor aporta al paisaje
su interior y su imagen.
Todas son en sí importantes,
cada flor hace su parte.
Y aquí mismo lo esencial yace.
Todas las bellezas valen
y ellas se hacen responsables
de mantener el campo estable,
un ambiente de lo más amable.
No existe la mala hierba,
que las flores la respetan.
Crecer unas a otras se dejan.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas