Alma cálida

«Ella me recordaba el atardecer; porque al cerrar mis ojos, podía sentirla como la calidez que entrega el sol al borde del mar, podía sentir el calor humano que transmitía, y eso la hacía distinta. Ella era de esas personas que le hacen bien al mundo, porque brillaba, y brillaba tan bonito que sólo queda contemplarla y disfrutar de sus colores. Ella no se daba cuenta de lo bien que hacía, así que no quise poseerla, aunque esté conmigo, nunca invadirla, más bien acompañarla. Se siente bonito viéndola libre y feliz, es lo que el mundo necesita, luces como ella dándole vida a cada rincón, se siente tan bien de que algo tan hermoso y libre te ame.

— Eloifluye.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas