Vivías en el gran abismo
que te separaba de los demás
eras diferente
especial.
Te diste cuenta a temprana edad
pero no lo ibas a contar.
Condenado a guardar tu secreto,
en Dorian te convertiste.
Esperabas el momento
en que todo eso pasara,
pero no fue así.
Todos te insultaban,
se burlaban,
te pegaban,
¿y por qué?
Por no ser normal.
Al menos, eso decían.

0