Acrílicos de usted y de todos

Pasados los días, recordamos nuestros dolores y lo único que queda es llorar. Tarde o temprano se escuchará la nueva melodía, cierto es que la locura sana toda la ira y finalmente calla el dócil señor autor de tu nombre. Veneras la ganancia y amas la noche solitaria, Trofeos tuyos que reconoces son tu infierno. Hablabas sobre ganar siendo el señor de todos, unas veces ocultando la única triste realidad: aquella infancia en la tierna remembranza, como en el silencio de tu elocuencia. Darias noches horribles y nubes estresadas, odiando el pasado negro de cadáveres y diablos. Y perderías todo navegando, nunca encontrando sirenas tristes y olvidadas, fervientes ninfas satirizadas como tantas mentiras bien negociadas. Ostentando orgullosamente rostro y perfume nuevo, «dominamos a los que nos ofenden» nos dicen los herederos de jueces cantando entre risas. Entonces la terminaron y nadie trato de racionalizar, ya libre a nadie ofendería sino que dejaría libre, muriendo. Alguien ama mucho estas noches.

Related Articles

Notas

Para despedir la rabia, estaremos nutriendo el sentimiento puro de amor, que es también sueño eterno, no los ciegos logros sin antes ir firmes buscando…

Responses