Si para empoderarse
Necesitan a alguien;
Que no sepa tanto
No averigüe nada
Y lo crea todo,
Absténganse de mí.
Porque lo que no intuyo
Me entero,
Y lo que no me entero
Excavo hasta palparlo,
Hasta confirmar lo que sospecho
Lastimosamente siempre
Mis pesadillas son símiles
A los fácticos hechos.
Absténganse los retrecheros.
Pues no hace falta
Cavar mucho para hallarlos
Ni presionar tanto para exprimirlos
Y cual babosas dejan sus rastros
Y sus intenciones
Como aroma de zorrino
Difícil no percibirlo
Y fácil detectarlo.
Soy como la presa
En el suelo
Oyendo donde habrán
De enterrarlo,
Le tiro de la cuerda
A los muñecos para averiguarlo,
Siempre se confiesan
Hasta sin notarlo.
Absténganse de mí
Lo que no percato lo adivino
Soy como el genio de Aladino
Testeando defectuosos babuinos
Que por alabar la verdad
Sus falsos pellejos les arruino.
Absténganse de mí
Que yo no los necesito
Para reafirmarme
Y ustedes me requieren
Para alimentarse.
Y viene ya el mosquerio,
Lárguense de aquí
Los hambrientos de mi poderío
Que es de bondad
Aunque para los feéricos falaces
Represento una bélica maldad,
Porque veo los reveces
De sus envases.
Los desvisto de excusas
Y disfraces
Y enfrento los embistes,
Porque nada creo
Todo averiguo
Y demasiado sé.
Así que absténganse de mí.

JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS