Al final la tristeza habita en el interior de todos nosotros, ya sea por deseos básicos o hasta el más complicado que llega a calar en los más profundos pensamientos de quien vive a flor de piel, la sensación de que quiere estar y a la vez desaparecer de la faz de la tierra, dentro de todos estos casos, a veces solo esperamos que un abrazo o un beso de rescate llegue a nosotros, los más sanos buscan un beso nuevo de alguien que los quiera dejando de la el dolor ocasionado por alguien que se fue, pero hay entre todos los seres personas que aunque no somos muchas, buscamos el beso de la persona a la que lastimamos o que nos lastimo y a veces esto es tan mortal como placentero, como comerse un rico caramelo a pesar de saber que es de cianuro, es una muerte lenta pero dulce, quizás algún día dejemos de ser tan sádicos y amigos de esa bella acompañante de 24 horas, que no hace más que demostrarte que el orgullo que tienes siempre será mentira si llegas a extrañar a otro ser humano, demostrando que hasta el corazón más duro, los ojos más secos, pueden quebrarse y manar agua, si les mueven la fibra correcta, una fibra muy selecta que solo tocan las almas extraordinarias, a veces esta bella dama llamada tristeza será tu mejor amiga pero también la peor cuando los recuerdos comiencen a suplantar tus pensamientos por momentos que no capturo una cámara, ni están escritos, ni puedes abrazar, solo son momentos que se quedaron grabados en la retina de quién los vivió y que ni el mejor terapeuta podrá borrar completamente. El peor de los momentos es en el que la luna hace su aparición acelerando el proceso desgastante de abrir el grifo del agua en los ojos, no hay peor daga que un bello momento que nunca se podrá repetir, quizás soy un poco pesimista, pero siendo franco a si lo siento ahora, quizás en unos años me ría de esto y diga que estúpido fui, pero por ahora no hago más que recibir a quema ropa todos los cuchillos que me son lanzados como dardos al corazón que hoy solo sabe que fue torpe y ahora es un egoísta al pedir que esa persona regrese, si así es el que daño todo fui yo y aunque trate de expiar mis culpas, sé que eso no la hará volver, por eso chicos si siente que aman a alguien no importa si llevan un día o diez años con ella, díganselo todos los días. Cuiden el corazón de esa persona como si fuera el suyo, protéjanlo como si fuera un tesoro porque cuando esa persona no este no les duela el corazón como si se hubiera ido tras su compañera y sobre todos no sean estúpidos de sentir que ella no es feliz con ustedes cuando vean que las cosas van mal, quizás conversando y con un poco de amor, todo se arregle y puedan seguir escribiendo sus historias de amor, ¿que como lo sé? Lo he pasado, fui muy torpe y hoy solo pago mis errores, pero ese increíble y bello ser humano, aun me cobija entre sus brazos a pesar que sabemos que nuestra historia ya no puede continuar, ella olvida todo lo que le hice y me abre sus brazos para que mi alma pueda descansar, en donde ella siempre se sintió como en casa y aunque los momentos sean pocos es muy reconfortante, aunque a veces siento que debo irme porque siento que le incomoda hablar conmigo, quizás solo es la tristeza manipulándome. Solo disfruten los pequeños momentos que tengan al lado de las personas que quieren, porque aunque digan que todos somos reemplazables a veces hay huellas en el corazón que duraran toda una vida.