A Solas Con El Océano

Su amor era una flor
Una rosa eran los dos.
En esa tarde nublada
Un barco los separó,
Dejó tirado el tayo
Y se llevó todo lo demás.

Sola quedó ella,
Un tayo sin pétalos
Que presumir al sol.
Echó raíz en el muelle
Esperando a su amado,
A solas con el océano.

Esperaba con devota esperanza
El regreso de su amor
A solas con el océano.
Éste a su amor le recordaba,
Y sin saberlo
Sus pétalos cayeron al mar.

Ella cayó en sus brazos,
Largos hasta donde la vista da,
En extática comodidad.
Su aliento salado
Le tiñó de blanco el cabello
Mientras ella esperaba
Un barco con los colores
De su corazón.

A solas con el océano
Esperaba con sus manos
Sobre el pecho
Cosa que nadie más
Le robara el corazón,
Con apasionados ojos
Sobre el horizonte.
Siempre a su lado,
El océano nunca la abandonó.

Cuando estaban solos
Ella con el muelle,
Éste le susurraba al oído
Con una suave brisa marina.
Imperceptible
Como el movimiento del sol,
Para el tayo
El horizonte se volvió
La mirada de su nueva flor.

Al mojar la última lágrima
Sobre la arrugada mejilla,
Una juguetona ola la lavó,
Empujándola
Y recostándola en la arena.

Cuando no le quedaba nada más
Solo el mar la supo amar.
Cuando estaba sin nadie más
Se quedaba sola con el océano
Y este traía consuelo
En la eterna espera
De una flor que ya estaba seca.

0

Related Articles

Responses