A mis amigos (II)

Ya en otra vida o talvez muerto, antes de golpear las puertas del cielo, me sentare y leeré el libro de nuestros recuerdos… Le pediré al Eterno volver a repasar mi vida antes de cerrar mis ojos muertos, fotografiar sus rostros cuando estén reunidos y me mencionen con lágrimas, recordando nuestros encuentros…
No los lloraré allá arriba porque ya serán aromas de mi huerto. Serán el pan sencillo, la sal sedienta, de una despedida con una promesa abierta.
Quizás desde ahí los salude en una lengua incierta, seguro que mi hogar tendrá las puertas abiertas. Y no implorare visitas, esperaré que me sorprenda el aire servicial de un fortuito encuentro, así fue como en la vida tuve a mis amigos, siempre libres, y así es como los quiero
Mi Ángel los mantendrá vivos, más vivos que los recuerdos…

Fernando Castaño. La Rioja 1/10/19

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas