Mi padre me cantaba siempre antes de irse a acostar,

Y un día se fue
y jamás lo he vuelto a ver,

Y huérfana me quede
y muy sola me dejo

No era un padre excelente,
no era un padre ejemplar

Solamente era mi padre,
solamente nada más

que se ganaba la vida picando negro carbón

y la gente le decía,
no piques tanto Ramón

que se te lleva la mina,
y la mina lo llevó

Cuando murió,
no quiso dejar la mina donde años trabajo

En la entrañas llevaba,
parte de ese carbón

Muchas bocas mantenían,
picando como un cabrón ¡
Sin apenas ver el sol

nadie lo echa de menos,
nadie se acuerda de él,

Solamente su única hija,
lo lleva en el corazón

Qué triste es no tener padre
Que angustia y desolación

En este mundo señores ,
hay que ser agradecidos
Suele ser de buen nacido

de las cosas materiales,
de esas se acordaron bien

nunca voy al cementerio,
suelen ir otros a verlo

llevan flores a la tumba
porque a mi padre, no creo ¡¡

hipócritas y cobardes ,
ir a molestar el descanso
de mi padre

0