A LOS HIJOS DE HIPOCRATES

Ahí están; estoicos blandiendo su ciencia.
De pie ante la ponzoña del enemigo invisible.
Cuya corona puesta en su testa,
lo volvió soberbio; y de segundo, en segundo, aún más.
Hasta poner de rodillas a la humanidad.
¿Sera el apocalipsis? no lo sé.
Tal vez lo sea para mí, como ya lo fue para otros que el virus se llevó a su última morada.
Ahí están: con o sin yelmo, ante el rey Hades,
Quien se funde en la sombra y no se deja sentir, ver, oír o tocar.
Aun así, los hijos de Hipócrates agotados están salvando vidas, mientras poco a poco van falleciendo.
¡Oh! Hipócrates.
¿De qué genes hiciste a tus hijos que no huyen de la muerte?
Aun a sabiendas que muchas veces fallecen,
por la indolencia de quienes no le tienen apego a su propia vida.

Lic. ESEQUIAS DOBLADO HERNANDEZ
Email. esequiasdoblado@yahoo.com

WHATSAPP: 99967252