Y es que tienes una forma tan paticular de amar,
que cuando los otros piensan que no lo das nada,
vos ya lo habrás dado todo.
Eres un ser incomprendido y melancólico,
Que extraña con intensidad y anhela los abrazos.

Pero, no dices nada y prefieres callar,
porque sabes que el silencio acoge y las palabras agotan.
Te sientes un poco distante y se siente bien momentáneamente.
luego, recuerdas y piensas que ha sido un error callarse, porque
a fondo yacen todas las emociones reprimidas.