Milagrosa dama

Mar divinizado por la alegría y la cristalina luna tomó el mismo camino iluminada por el distinguido sol.

Descubriste su corazón triste y roto, la márea intenta sobrepasar los simientos caidos y las dunas están unidas por sueños.

El tiempo define si somos felices. Creyendo ciertas tonterias, imaginando recuerdos, historias que me inundaron de confianza, alegría, y la despedida odiosa de creer en ti sin tocar más la risa mística que me ilusionaba.

Related Articles

Responses