Hoy he vuelto a escribir,
quizás por que nos encontramos o es simplemente una manía,
una obsesión mas allá de las palabras, que me envuelven,
me aniquilan,
me penetran.
Hoy he vuelto a escribir,
quizás por que tu estabas en el parque, te recogías el pelo con una de tus manos,
yo te miraba entonces,
sediento,
como los ojos de la noche,
como la criatura que guarda mis espaldas,
porque así miro,
claro, tú no lo notas, tal vez por que me oculto en otras formas de mirarte,
y mis fantasmas y yo sabemos bien de donde no se vuelve,
te llamaré Isabelle y haré una carta, una carta de amor para nombrarte.