No dijo adios

Sientes que debes salvarme,
que puedes curar mis heridas,
te dijeron: nunca es tarde
para ofrecerle una salida.

No fue mi cuerpo a mi alma uncido
en el comienzo de la vida,
ni es mi ocaso bendecido
por una dádiva divina.

Estoy acaso oscurecido
por el dolor de su partida;
no regó mi llanto el campo florecido,
ni fue más suave mi caída.

Solo recuerdo sus ojos perdidos,
su mirada profunda y vacía,
el roce de su mano fría,
y en sus labios oculta una despedida.

Para BP

+4

Related Articles

Responses