Algo más

Ellos eran su propia perdición. Su historia no se basaba más que en encuentros fugaces, en la pasión de un momento.

Ellos eran autodestrucción. Sus vidas se habían separado hace tiempo ya, si es que alguna vez llegaron a enlazarse. Ahora, cada vez que se volvían a encontrar, lo mandaban todo a la mie… y volvían a caer.

Ellos nunca lo supieron, o nunca quisieron admitirlo, pero eran la mitad el uno del otro, su otra cara, su medio todo, su medio nada.

Lo que pasaba es que cada una de esas mitades se atraía tan fuertemente que, cada vez que chocaban, lo hacían con tal intensidad que se resquebrajaban poco a poco.

Tantas veces fueron las que chocaron que, al final, sus corazones se convirtieron en polvo, y sus caricias en olvido.

1+

Related Articles

Noche

Por las ventanas salía… Esperando encontrar luz… Pacientemente esperaba… Esperanza en esa oscuridad… Encontraban sus pupilas… Comunicándose silenciosamente… La cruel distancia… Llegaba el fin… Los…

Responses

Ir a la barra de herramientas