Creo que tengo un ataque de nervios al darme cuenta, queriendo, o al despiste, que no hay puentes, bases, o fundaciones, y todo en volatilidad se fue volando en efecto, para dejarme indefenso y en incuestionable postura, de firmar cualquier tratado de paz, con tal de no perderte del todo. Ante ti me rindo sin medallas ni bayoneta, despojado de todo cargo, rango y apenas humano seguidor de la secta que vos en un criterio unipersonal para mí fundaste. Esto se difumina a la inversa creativa de decir que te quiero.

0

Related Articles

Azul

La belleza cristalina es azul, que desprende desde el beso de su luz, amor bello en efecto eres tú; Mar bravío insondable andaluz, melodías de…

Responses

Ir a la barra de herramientas