Mi camino es el tuyo

No, no te vas.
No te vas porque no te olvido,
porque sigues inquieto entre mis pensamientos,
revoltoso, alterando mis sentidos,
ideando mil maneras de sacarme de mi sitio,
desbaratando con tu gracia,
cada velo tejido.

¡Que no anden tristes esos ojos verdes!
no dibujes en tus versos tristeza alguna,
no ves que yo te sigo,
sigo andando siempre a tu vera,
y mi camino es el tuyo,
y mi paso del tuyo viene seguido,
aunque solo hilemos versos,
estos interminables versos,
que nos mantienen unidos.

Quizás ese fue siempre nuestro destino,
amigos en lo escrito, amantes en los
sueños prohibidos.

Y ahora,¡anda ve!,
siéntate en ese rincón tranquillo,
junto al hilo de esto que te escribo,
traza con tu pluma,
un poema alegre y distendido,
que hable de tu tierra,
de ese lugar tan lindo,
donde siempre vuelves,
donde tu mente y tu
os mantenéis tranquilos.

Prometo estar a tu lado,
coloreando cada letra y verso tuyo,
por si te encuentras perdido.

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas