Como nos engañaron

Nos han puesto
Demasiado alto el horizonte,
Para atisbarlo a diario.
Tan escondida La Luna
Que nos olvidamos,
Tan iluminado el cielo,
Que apenas vemos cuatro -estrellas-
Nos han prohibido el fuego,
Salvo el del cigarrillo y su mechero.
Nos han vendido el suelo
Sin que podamos cultivarlo.
Nos han cambiado
Los regalos de la Naturaleza,
Por objetos de plástico,
De hormigón y de acero.
Por un horario -de trabajo-
Por un sueldo a cambio de nuestro tiempo.

Y ahora somos locos perdiítos por la ciudad,
Sin encajar en sus esquemas de vida.
Pasarán los años
Y un victimismo conformista
Será nuestra condena,
Pasará la vida
Y ya,
Ya nos daremos cuenta,

-Cómo nos engañaron-

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas