Te aprendí a amar cuando supe que éramos menos que un instante, cuando los soldados caen delante de mí y el aroma de las flores desaparecen.
no te sientas mal amor, no es culpa tuya ni mía que te haya dicho antes que no te quería, es que todo es tan relativo que a veces cuando te decía que no te quería te amaba más que a mi propia vida.
Entiéndelo son cosas del tiempo todo puede acaecer en un instante.
No te sientas mal por no decirte te amo porque todo es un instante, no fue tu culpa menos la mía, era el miedo que me decía todo es un instante, y yo, tonto e ingenuo creía que lo podía vencer, procuré de mil formas, en mil sentidos, volteando el tiempo para darme más tiempo al tiempo y que todos mis gestos y actos llevaran impresos los sentimientos que no sostuve en boca, ni letras.
No te sientas mal amor, ni yo me sentiré así, porque me hayas dejado por alguien que entendió la vida de otra forma, que prometió con boca y letra amarte y procurarte la vida entera.
Sólo espero que la vida no adopte una forma extraña, como suele hacerlo, cuando ve infortunios y desgracias y el instante que tú estés con él, no sea menos que un instante.

0

Responses

Ir a la barra de herramientas