Memorias

la lluvia,
limpia
sana
pura
déjala entrar,
que te limpie
que te sane
que brille tu pureza enturbiada
escondida
silenciada
olvidada como la sangre derramada
y después de la tormenta
que ablanda la tierra
y alimenta la semilla
volverá hambrienta
la alegría argenta

0

Related Articles

Responses

Ir a la barra de herramientas