Cuando era pequeña amaba el olor del campo, el olor a yerba y tierra húmeda que emana cada mañana, el olor de los arboles y el crujir de sus ramas al moverse con el viento de un atardecer nublado, siempre ame la tranquilidad siempre me gusto la vida lenta muy lenta.