Mientras la muerte me observaba con su penetrante mirada fría a través de la tristeza de mi alma, le pregunté si había venido por mí, pero sólo me observaba y su risa que aplacaba la alegría de mi rostro mientras se burlaba de mi miedo por la vida, cuando se alejaba lentamente susurraba ya casi, ya casi…, creo que se deleita de vez en cuando al mirar mi sufrimiento y la pesadilla de mi vida.

0