Lo que en realidad duele
es que robaste la esencia
de lo que más quería,
Aquello que era un sol resplandeciente
Bajo tus ojos
se convirtió en solo un mural de colores
Tu esencia invadió mis sueños,
pero tu aroma lo encuentro en todos lados
No se como acercarme,
pero quisiera nunca alejarte

El tiempo se extingue
Tu luz me es negada
Cerraré los ojos un momento
Hasta que deje de sonar
La estrepitosa diana