12:00 en punto, ya es media noche, la voz se me va apagando al tratar de pronunciar tu nombre, sinceramente no he contado las veces que lloré desde tu ausencia, pero tengo la seguridad en todas esas veces el alma se me rompió sin piedad.

Suelo dibujar tus ojos en pequeñas fracciones de recuerdos que se vienen a mi memoria, quisiera retratarlo, pero en el intento, el corazón se me agita y ahogado grita que es imposible.
No tengo la certeza de a donde iran todas estas letras, carentes de sentido.

Con melancolía y dolor puedo jurar, que verte más que cualquier cosa, era y seguirá siendo el paisaje, mas cálido que pude presenciar.
Es entonces que junto con el recuerdo, tomo conciencia de tu ausencia, el estómago se me retuerce, el vacío y frio en mis manos vuelven.
Mis ganas de abrazarte como la última vez no se controlan, decido buscarte, pero me doy de bruces con la realidad.
tengo temor de seguir recordando, no es por ti, es por mi, soy cobarde, y me encuentro a mi yo mas herida siendo capaz de cualquier cosa.

12:00 en punto, ya es media noche No.. No pude… y al pronunciar tu nombre … la voz se me va apagando..

0