Dedicatoria: Un día me levante y descubrí que ya no era el mismo. Ese día me di cuenta que dentro de mi rutina diaria estaba una persona la cual nunca pensé mirarla con estos ojos. De la manera más rara y extraña que existe me fui enamorando rápidamente de ella. Y aunque sé que no se lo he dicho aun, quizás por miedo a su respuesta, esto causa nostalgia y lo haría si ustedes mis queridos lectores estarían en mis zapatos. De lo único de lo que estoy completamente seguro es que esa personita cada vez está más metida en mi corazón, más dentro de mis pensamientos y creo que debo decírselo lo más antes posible. Pero por ahora solo me queda decir que ella es la fuente de inspiración para que yo escriba y para ella son los siguientes poemas.

Mi corazón para ti

Mi corazón dice tu nombre
y repite tu apellido,
pensando siempre en ti
sin haberlo pedido.

Jamás había escrito para ti,
y sé lo que se siente.
soy un idiota
al escribir con mi mente.

Por eso cuando escribo
lo hace mi corazón,
el que por ti suspira
y no se la razón.

Quizás me esté enamorando,
con tu inevitable corazón
sin haberlo querido nunca.
Pero ya encontrare la razón.

La manía de pensarte
persigue mi mente
todos los días lo hago
así no estés enfrente.

Sé que casi no te hablo
y paso días callado,
quizás no sepas que yo existo,
lamento estar de lado.

Amar en secreto siento,
es el mayor siempre tormento.
Pues es sentir celos
siendo para ella un solo viento.

Cuando se habla con sinceridad,
y se dice lo que sientes,
el corazón libera.
lo que con palabras mientes.

Ya no aguanto más,
me debo declarar,
pues mi amor siento
que le voy a confesar.

Si le digo lo que siento,
ella me rechazará,
como soy un taradito,
mi corazón lo romperá.

Aun no se tu respuesta,
y ya me empiezo a angustiar
por qué tus lindo labios
ya quiero besar.

Ella se acerca a mí,
y mi corazón entrecortado,
mi corazón se acelera.
No tan siempre lanzado.

Autor: Kevin Andrey Melgarejo León.

Un sentimiento más sincero

He cometido muchos errores,
por ejemplo al no decir lo que siento,
pero de lo que estoy seguro
es que yo no te miento.

Cuando te vi por primera vez
dentro de mí me pregunte.
¿cómo será el nombre?,
pero nunca me le junte.

Cuando supe su nombre.
¡qué hermosa mujer!, pensé.
Dentro de mí un pensamiento
que poco a poco trace.

Soy el mayor tiempo callado
siempre queriendo hablar,
pero no saber cómo se inicia
por qué empiezo a titubear.

Perdiendo decir lo que siento,
a una chica tan hermosa,
como lo eres tú,
toda linda como una rosa.

Soy un loco al pensar,
pero no lo seria al tratar,
Por algo yo te escribo.
Y lo trato de reflejar.

Ella es diferente
quizás me sepa valorar,
pero imaginar que ella me quiere
me hará siempre dudar.

La razón de que escriba
es ella, siempre al hablar,
pensar en el momento
en que la pueda enamorar.

Ese momento puede estar distante
y pierda mis esperanzas
pues por las circunstancias,
y me entierre muchas lanzas.

No es que ella no me guste.
Porque si me atrae bastante,
pero no demuestra quererme
por más que la mire delante.

El silencio en mi vida
refleja lo que mi alma grita,
por todo lo siento
eres una princesita.

Cada poema aquí,
una forma expresa,
que es lo que siempre guardo
lo pongo sobre la mesa.

Una mirada, y un silencio
dice mucho que pensar,
por qué un sentimiento
se empieza a izar.

Es una impotencia
y sentimiento sobrenatural,
no sé cómo nunca digo
que te quiero amar.

Sé que no lo he dicho,
ni tampoco lo he expresado,
por este crudo silencio
es muy pesado.

Yo debería hablar,
y ya no callar lo que siento,
debería expresarlo.
Todo esto lo presiento.

Autor: Kevin Andrey Melgarejo León.