cuando confías ciegamente y caminas en subida con los ojos vendados y el pecho expuesto sin importar nada y luego sin más caes y te despedaza e intentas reunir cada trozo y lo arrumas y te quedas triste sin nada con una voz que reitera todo aquello que no iba a pasar y te das cuenta que si sucedió nuevamente y ya no quedan fuerzas para seguir, solo dolor y desilusión de engañar a tu corazón utilizando falzas espectativas de esta basta y cruel realidad.
Personas vacía que dicen amar que prometen no lastimar solo cuidar son aquellas que hablan con el cerebro ya que no saben del amor no saben el dolor de sus palabras la llaga que provocan sus acciones y la destrucción de sus reiteraciones. Cuando juran amor eterno y al más mínimo tropiezo tiran todo a la nada y vomitan palabras ahogándose en odio y desamor.