nav-left cat-right
cat-right

yo era un lagarto triste

yo era un lagarto triste
hasta que una noche
tu,mariposa de ojos azules,
viniste a besarme el alma.
sigo siendo un lagarto,
es cierto,
pero desde entonces,
cuando el cielo se rompe
en mil pedazos diminutos
sus cristales no me hieren,
porque tu me has enseñado
el placer de sentir
como late
mi pequeño corazón hambriento.

yo era un lagarto triste
que comia soledad.
Tus labios llenaron mis labios
tus manos me hicieron temblar.
Arrancaste la muerte de mi mente
y en su lugar nacieron
galletas de mantequilla.
Entonces el tiempo
se volvio mi amigo,
mi aliado,complice de mi sino.

Los relojes se rindieron
doblegando sus temidas
manecillas de metal.
Mi cuerpo se lleno de ti.
Tus ojos me ofrecieron
amaneceres alados.
Tu sonrisa resbalba por mi pìel mojada.
Y desde que te vi,
en la tierrra de mi alma
creció el arbol que guardaba.
Y aunque lagarto soy,
me siento libre y grande
como una gaviota salvaje.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.