Yo, dolor

Presente estoy día a día en vuestro mundo de dicha, intentando comedir vuestra placentera euforia desmedida. Soy yo quien hace brotar vuestras lágrimas de angustia, quien desgarra vuestros corazones con la pérdida de amados familiares o incluso los reveses del amor , que tantos llantos arrancan a vuestras acongojadas laringes son obra mía.
¿Acaso creéis que soy malvado? nada más allá de la realidad, tan solo soy maestro estricto, criba de almas valientes, ¿o pensáis de verdad que sin mi podríais degustar los intensos placeres del mundo que os rodea?, soy yo quien os hago valorar, por lo tanto…
espero vuestro agradecimiento.