Acunemos amuletos,

adulemos abucheos,

arruguemos agujeros,

a vuelo

de anzuelos

que ahuyento.

ALFREDO VENTO