Una lágrima derramada
una perla encontrada,
en el desierto enterrada
de una pena desvelada.

Recogerla quise yo
y de mis manos resbaló,
el corazón me traicionó
de un amor que voló.

Su estela quise seguir
y con mis alas perseguir,
en las nubes me adentré
de su alma no encontré.

La noche se hizo clara
de luna llena abrillantada,
un oasis apareció
un espejismo me pareció.

Palmeras y agua clara
una perla encontrada,
parece ser, ella será
es mi sombra reflejada.

La busque sin descanso
con mi corazón ya cansado
y en mi alma encontré
aquella perla deseada.

Nunca la perdí
siempre estuvo allí,
ciego fue mi mirar
que su lágrima no vi.

Una lágrima derramada
una perla encontrada,
en mi corazón será guardada
pues por amor ha sido dada.