nav-left cat-right
cat-right

Un viaje imprevisto

Bajando del tercer piso de un viejo edifio cerca de la estacion de tren os vi
pensando me dije :
Si éres o fuiteis mi hermano, amigo, en absoluto me acuerdo.
Pero igual os sonrei.

Saliendo del un antigüo bar donde tantos desconocidos amasaron su fortuna os vi
penando me dije :
Si fuistéis vosotros que mataron sin razon tanta gente de raza y edades diferentes,
en absoluto me acuerdo.
Pero igual os sonrei

Hoy me desperté en el corazon de un suntuoso restaurante, impresionante por su estilo de construccion Barroco. A mi lado estabas tu.
pensando me dije :
Si éres o has sido mi mujer o mi novia en absoluto me acuerdo
Pero igual os sonrei.

Corriendo y saltando al compas de la brisa de otoño del año 1987, a través los jardines de Viena os vi.
pensando me dije:
Si fuisties mis hijos, sobrinos, nietos en absoluto me acuerdo.
Pero igual os ronrei, y a vuestros juegos me uni,

Al cabo de màs de cuarenta años, a mi primera morada regresé. A quél inolvidable apartamento del tercer piso, de un antigüo edificio cerca de la estacion de tren.
Era el 24 de diciembre por la noche, cuando atravesé el umbral de la puerta de està valiosa habitacion. Immediatamente me presipité a la ventana, para contemplar aquél puente de Sancarlos, un sito de amistad y intercambios que forjaron el primer aprendizage de mi vida.
Derepente, unos golpes en la puerta. Al abrirla os vi.
Pensando me dije :
Si ereis os fuiteis enemigos, en absoluto me acuerdo.
Pero igual os invité a entrar y os sonrei.

Aquella noche escribi en mi diario :
La vida es una ilusion, lo que vivimos un sueño. Aferrarse a lo que nos rodea, nos puede alejar de lo que és màs importante.
Quizàs, apréciar, querer, aprovechar cada momento del presente, es lo unico que podemos controlar.

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.