En la penumbra
de mis dias
sòlo veo la luz
de tu mirada,
que me conduce al anhelo
de un futuro, aunque incierto,
alejàndome del ayer,
y del fantasma del presente.
En el silencio
de mis gritos
veo tu suave piel,
tus dulces besos
que me invitan a creer
en un tiempo que sentì perdido,
y sòlo tus ojos
me despiertan en el amanecer
de aquèl que estaba dormido.