Y después de tanto, mis besos se postraron en tu boca,
atrevidos gritaban por una caricia excedida.
con ternura infinita y ardiente
recorrí tu cuerpo desnudo
con caricias, con besos apasionados,
y en el nacimiento de la vida
toqué el cielo con mis manos,
le robé una estrella al cielo,
y un suspiro al amor!

Tu cuerpo desnudo, semejante a la belleza del mar,
profundo, misterioso, delicado;
caí en las olas de tu cuerpo
y como niño me deje arrastrar,
desde la orilla de tu vida,
hasta la más increíble profundidad.

Tu cuerpo desnudo es un himno al arte,
dibujado a mano por ángeles del cielo,
deseo de las más profundas musas,
diseñando por escultores.

Tu cuerpo desnudo juguetea con mis manos,
mientras mis labios recorren tu figura entera,
lentamente llegan hasta tu ombligo
y disfrutan del néctar de tu secreto,
guardando el perfume de tu naturaleza.

Tu cuerpo desnudo me lleva a viajar
por el paraíso, por el cielo y la eternidad,
me regala amor expresivo, amor y pureza,
hasta perderme en la suavidad de tu piel,
hasta penetrar con amor desmesurado
los poros de tu infinito cuerpo.

Tu cuerpo desnudo me acaricia mientras duermo,
me entrega la luz del día y la oscuridad de la noche,
abro los ojos y los vuelo a cerrar para seguir soñando
con tu cuerpo desnudo,
todo fue un sueño,
un dulcísimo y hermoso sueño.

Aquí sigo postrado, como mis besos en tú boca,
a mí infinita soledad.

A Laura!

Agosto 30, 2012.