nav-left cat-right
cat-right

Somos libres

Hoy un niño ha matado a un hombre,
Hoy un hombre ha matado a otro hombre,
decimos: no son libres.
Hoy una mujer llora la perdida de su hijo,
un hijo perdido en Síria.
Otra, llora la perdida de su hijo no nacido,
pues ha abortado involuntariamente,
vive en Gaza, y se muere,
sola.
Repetimos, no son libres.
Hoy en la televisión veo detenciones, aquí, al lado de mi casa.
Escucho a Nerea, la bebé de mi vecina llorar, mientras se escuchan gritos de la policía.
Otro desahucio y otra lágrima.
También se escuchan las balas perdidas en Ucrania.
y otra vida.
Y pasa otro día.
Hoy muere un enfermo por Hepatitis C,
y hoy Gilead gana 1000 monedas de oro.
Nos dicen que ya llega la ayuda, ya viene.
Espera.
Pobres y tristes gentes, no son libres
Hoy veo por la televisión como nos explican una guerra, y nos la cuentan,
y nos la retransmiten en vivo. Yo lo veo. Los veo.
Veo muertos en las calles,
veo a soldados,
veo a ancianos
y veo a madres.
Otra reunión de emergencia.
Otra lágrima.
Otro día.
Hoy no veo la televisión, hoy al verla encendida, la apago.
Hoy pienso en nosotros, en nuestro planeta y nuestro hogar,
en los seres humanos.
Somos humanos,
¿ entonces por qué luchamos por pedazos de tierra ?
¿ Por religiones ?
¿ Por imponer ideas?
¿ Quien es mejor?¿ Quien tiene razón?
¿ ACASO NO NACEMOS LIBRES?
¿ NO SOMOS IGUALES?
Siento rabia e indignación,
siento pena y tristeza,
siento miedo,
siento desesperanza.
Cuan fondo podemos caer,
cuantas muertes hacen falta
cuantos hombres, cuantas mujeres, cuantos niños, cuantas lágrimas
Cuantos horrores hay que cosechar hasta que nos demos cuenta de que somos iguales,
que todos somos seres humanos,
la misma especie,
la misma raza.
Todos somos madres, padres hijos, hijas, hermanos y hermanas, primos, compañeros, trabajadores y trabajadoras, todos reímos, lloramos, cantamos, odiamos y queremos,
todos sentimos,
Vivimos.
¿Quién somos nosotros para arrebatar la vida a otras personas?
¿No sabemos lo afortunados que somos al poder vivir?
¿En que estemos precisamente en este planeta?
¿En que tengamos la suerte de sentir una brisa en la cara?
¿Un beso en la mejilla, con olor a flores?
¿En las cosquillas?
¿Nadie se da cuenta de lo vitales que son las cosquillas?
Y aun así, aunque seamos de la misma especie, aunque seamos de la misma raza, aunque seamos padres y madres, hijos e hijas, nosotros matamos.
Matamos por religión
Matamos por un pedazo de compuestos químicos y orgánicos que llamamos tierra o suelo.
Matamos a las personas por ideas
Las matamos por crueldad
Las matamos por codicia
Las matamos 24/7,
Las matamos comprando,
Las matamos viendo,
Las matamos callando.
Lo peor de todo es que no tenemos porque matar.
No es lógico.
Tenemos un regalo bastante impresionante que se llama razonar,
PODEMOS ELEGIR.
En lugar de matar, de combatir, podemos hablar,
podemos discutir, podemos dialogar.
Podemos establecer una guerra verbal, una guerra donde el campo de batalla sea una hoja de papel,
los ejércitos sean poemas,
los soldados, letras.
Tenemos este maravilloso don, el don de elegir,
de razonar,
de debatir.
Pero aun así matamos.
Y lo hacemos cruelmente,
lo hacemos con una carcajada.
h-u-m-a-n-o-s
Eso es lo que somos, ahora sonríe, y repite conmigo:
SOMOS LIBRES

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.