Rosa que ausculta el corazòn
del jardìn;
que en sus pètalos atesora
la magia, gris, de la ceniza.

Aquella tumba de Julieta
profanada
por la balada
de aquel trovador maldito.