No me pidas amor, como quien pide un vaso de agua
Juro que te la daría solo por no verte sufrir de sed
Pero la fuente que reclamas, brota por fuerzas desconocidas
A veces caprichosas, injustificadas, irracionales.
No te conformes, no me pidas el embase,
Para juguetear con su frescor,
Con la esperanza de que alguna vez el liquido emane
No me derrumbes en mi clemencia
No me desnortes, que también padezco, Y aun espero.