Días vacíos,
noches colmadas
de soledad.
Un tiempo que
transcurre sin
poder llegar a ver.
Horas largas,
pasos que oyen
sólo el ayer.
Abrazos huérfanos
que quedaron anclados
en tu blanca piel.