Algun dia he salido por la ventana,
revoloteado hasta la calle y luego echado a andar,
las farolas con ojos escrutadores miraban atónitas,
“Un forastero con forma de pájaro y corazón de sandia”,decian.

Que frescos amaneceres los de tus ojos bañándome,
Cuando la mesita monta guardia a tu lado y yo,
yo soy pura agua que se calienta a fuego lento.

Me cojes y empieza la mañana,
comienza el dia y ya casi es de noche.