Eliminaremos la esperanza que en tu corazón, aguarda;
Con una sola de tus lágrimas construiremos una ciudadela.
Pero no esperes mucho, porque entre mente y cuerpo conexión no habrá.
Sudaras el recuerdo de felicidad alguna.
Entre tanto y tanto, morirás;
De nada.