¿Recuerdas el primer beso que te robé?
Testigo el verano de nuestra inocencia,
como niños el rubor nos dejó sin palabras,
dejando que sólo los astros nos mirasen.
Y en su silencio de luz por nosotros dijeran
todas las cosas bellas que sentimos