nav-left cat-right
cat-right

Poema tuyo y mío, poema de los otros (hasta pag 24)

Alejandro Bravo Bernal
POEMA TUYO Y MÍO
POEMA DE LOS OTROS
Edición especial enlace
Alejandro y Amaya
12 de Junio 2010
Poema tuyo y mío, poema de los otros
4
Ilustración de cubierta: Carnac, Viaje a Francia 2007
Ilustración interior: Santa Lucía, Viana do Castelo.
Viaje Portugal 2009
ilustraciones de contraportada: Despertar de Mayo y atardecer Canet
© De Alejandro Bravo Bernal, 2010
Villaviciosa de Odón, (Madrid)
Junio de 2010
Edición no venal, prohibida su venta.
Este libro no podrá ser reproducido ni parcial ni totalmente,
sin el previo permiso por escrito de los titulares del copyright.
Todos los derechos reservados. La infracción de los derechos mencionados pueden ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual.
(Artículos 270 y siguientes del Código Penal).
Poema tuyo y mío, poema de los otros
5
Agradecimientos.
A mis padres Alejandro y Carmen que son el viento que toda veleta desea, necesita e impulsa, airean, refrescan y ayudan a moverse cada día. Si hubiera una segunda parte, más libros, serían, son, han sido para y por vosotros.
Para Anastasio y Pepa, cuesta expresar cuantas alas nos habéis dado, gracias por no permitir que olvide, ni abandone del todo esta inútil pasión de escribir, por ser la solución a la marea de nuestros pequeños problemas.
Con todo el cariño para el abuelo Miguel, constante fuente de historias de pura vida diaria y cotidiana, de inspiración y alegría vital; al resto de nuestros abuelos que viven para siempre en cada recuerdo y palabra.
A Nacho y Jorge mis hermanos por cada noche y luz, viaje y cena, los momentos inolvidables que atesoro en la caja fuerte con telarañas y resquicios de mi memoria.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
6
Gracias a mis cuñadas y cuñados, Iñaki, Lara, Belen, Natalia, Luís y Mónica, sois un manantial inagotable de cariño y sorpresas, sin ellos nuestra boda y todo lo que la ha rodeado, no sería una fiesta gitana, con arte y miles de detalles. Iñaki hermano, gracias a ti, algunos de esos pequeños dibujos, ahora caminan por estas páginas, con la magia de Antonio lo hacen con un poco más de brío. Gracias a Mar por cada trazo y todos los paseos. A todos por estar hoy con nosotros y siempre en nuestro corazón y pensamientos.
No tengo suficiente gratitud para todas las horas de sueño robadas en componer, escuchar y aguantar el tirón de los últimos días, de todos los días. Sin ti amor verdadero la vida sería menos vida.
Con estos retazos espero que lo bueno y el final sean tejados vecinos.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
7
“Todo se irá, la tarde, el sol, la vida,
será el triunfo del mal, lo irreparable,
sólo tú quedarás, inseparable
hermana del ocaso de mi vida.”
Poema tuyo y mío, poema de los otros
8
Océanos y puentes…………………………………………………………………..10
Amor………………………………………………………………………………………….12
Caricias……………………………………………………………………………………13
Mañana……………………………………………………………………………………..14
Mundo… ………………………………………………………………………………………15
Errante………………………………………………………………………………………….16
Juventud………………………………………………………………………………………18
Di………………………………………………………………………………………………..19
Déjenme…………………………………………………………………………………..20
Nadie………………………………………………………………………………………21
Encontré un baúl……………………………………………………………………22
La hoja………………………………………………………………………………………23
Ayer…………………………………………………………………………………………….24
Otro………………………………………………………………………………………………25
Madrid…………………………………………………………………………………………26
Mazarrón…………………………………………………………………………………..27
Primaveras……………………………………………………………………………….28
30 años……………………………………………………………………………………28
Densidad………………………………………………………………………………….28
El amor……………………………………………………………………………………….29
Vuelta……………………………………………………………………………………………30
Narwhal………………………………………………………………………………………….30
Su tono de piel…………………………………………………………………………..32
El beso……………………………………………………………………………………..34
La riqueza y la pobreza………………………………………………………….35
Poesía vaga……………………………………………………………………………36
Salón ……………………………………………………………………………………..37
Cada día, otra vida………………………………………………………………….38
Los odios del amor…………………………………………………………………….39
Hogar……………………………………………………………………………………………40
Gracias al cielo……………………………………………………………………………….41
Elegancias……………………………………………………………………………………42
Poema tuyo y mío, poema de los otros
9
Echo de menos a ti……………………………………………………………………43
La vida………………………………………………………………………………………….44
Niños………………………………………………………………………………………………45
La literatura…………………………………………………………………………………46
Amaya………………………………………………………………………………………48
Utopía………………………………………………………………………………….49
Entre todos, autorretrato……………………………………………..50
Poema inconsecuente……………………………………………………….52
Sería imposible………………………………………………………………………54
Pesad-illa…………………………………………………………………………………….55
Pupila……………………………………………………………………………………………56
Una libertad (descubrir)………………………………………………………….58
Ama-ya 2……………………………………………………………………………….60
Se puntual………………………………………………………………………..61
Cuando escribo ……………………………………………………………62
Esdrújulas………………………………………………………………………..64
El abrazo………………………………………………………………………………65
Escribo……………………………………………………………………………………..66
Holas y adioses………………………………………………………………………….67
Segundo intento………………………………………………………………………68
Por entonces (o trabas)……………………………………………………….70
Cuando……………………………………………………………………………..71
Dos copas sobre la alfombra……………………………………….72
Lo-cura………………………………………………………………………………74
Quisiera…………………………………………………………………………………76
Lindezas……………………………………………………………………………………77
Lecciones……………………………………………………………………………………77
Prendas……………………………………………………………………………………..78
Mis amigos………………………………………………………………………………79
Acrósticos a mis hermanos……………………………………………….80
El Mar…………………………………………………………………………………81
Lugares de amor…………………………………………………………………….82
Poema tuyo y mío, poema de los otros
10
OCÉANOS Y PUENTES
Entre los labios y la voz, algo dentro de cada uno se va muriendo, sé que busco y contigo encontré a alguien que huela a madreselva y a lavanda entre los senos.
Con riesgo a equivocarme, aún no he hecho mi inventario del mundo, seguimos con el experimento de la vida, configurándonos una personalidad es este mundo convulso, tragicómico y primordial.
Creo únicamente en la matemática pura del corazón y los sentimientos, la del alga, la madera y el navío, en las heridas frescas, indudables y necesarias. No puedo proponer porque sucumbo, ni encuentro demasiados aciertos en la utilización de las palabras, salvo en raras excepciones de esta andadura. Elijo el repaso distante del océano, la energía de tu idioma blanco de rugidos, la potencia de tu mensaje, en esta inmóvil soledad llena de vida, tensiones, repliegues, gusto salado, huella que se borra casi al instante.
Lo cotidiano de cada día, también es un milagro que hoy acierto a ver mientras te oigo respirar a mi lado, dormimos. También si estás amor en el árbol, o si lloras conmigo, creo en el amor de los marineros que besan y se van, dejan promesas y no vuelven nunca jamás, amor que puede ser fugaz o eterno, liberado para poder de nuevo alguna vez volver a amar.
Nunca jamás volveré a peinarme, sólo dejaré que el viento del mar, de cualquier parte lo haga con maternal gesto, quizá sea tu mano la que quiera hacerlo, ebrio otra vez, ebrio de tanto soñar, de seguir hilvanando pequeñas historias, y sólo son ciertos los padres y hermanos, amigos y nuestras familias, y eso hace que hoy tenga el corazón lleno de risas.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
11
Estas páginas son una parte de la canción de un corazón tan pequeño que no quiere regresar, regresar me produce un bostezo intenso, me quedo contigo y con las aves, la arena y ese mar inmenso, como puede uno sentir que lo ha perdido casi todo y a la vez todo lo tengo. Esperanzado miro al sol irse y grito con una voz, sorda, sin eco.
No sé a quien ni a que precio compré yo esta noche la soledad que poseo, camino sobre una soga llena de nudos, sobre una inquieta caja de madera entre las olas, sobre un cuadrado de tiempo completamente móvil, aún así hoy tengo la alegría del pescador y su primer pez, del panadero y su primer pan.
Hoy nos enfrentamos al más puro atardecer, regalo o mejor regado de vino tinto,
loco de tanto querer, de creer en lo que he escrito, de rayajear papel. Como la piel al cariño, como tu mano en mi sien, o en mi nuca, te acaricio, con palabras lo sé hacer, como les cuento, les digo, que lo que siento es castigo, desazón, mar y volver, a cada sitio con niños de tu mano, tu querer, de desayuno los mimos, tus palabras saben bien.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
12
“Ama y haz lo que quieras”.
AMOR
De amor extremo que fui, leve afecto aún no soy.
Pasé sin dedicarme a nada, sin aplausos la juventud,
con poco juicio y virtud, una vejez encantada.
Y del amor me quedó, que lo sentí, que aún lo siento,
que es tristeza o es calor que siempre acaba en lamentos.
quizá alguna vez no, ese daño apetecido,
ese triunfo abatido pueda quedármelo yo.
Y se acaben las mudanzas, las esclavas libertades
reinen al fin las verdades, las eternas confianzas.
Ya se sé que nada en el mundo dura,
que todo lo acaba el tiempo,
que lo que ayer fue dulzura
se torna arrepentimiento,
que la palabra amargura, de amar sólo tiene un medio
y que el resto es la locura del que ama sin remedio.
Yo lo sé, aún estoy roto, de los placeres me agoto,
de los amores pasados, de los que aún no se han ido
del que comparto contigo y que subsiste a tu lado
de este que aún es pecado, que continúa encendido,
que hay que tratar con cuidado, para poder descubrirlo,
ese que habrá que regarlo, sin que lo queme el olvido.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
13
“No quiero ser a costa de la vida, sólido y razonable antes de tiempo.”
CARICIAS
Allí donde agrupadas las caricias
dejen al fin mis manos descansar,
esa es al fin mi aldea, doy las gracias
y no quiero salir de ese lugar.
Llevadme por favor busco armonía
a ese mundo de abrazos sin parar,
me llevo el tacto, a él, por compañía
y en este reino al fin vivir en paz.
Y aquí se queda mi alma soñadora
que a veces ahogo furtivas lágrimas
que otras creyó perder la cordura
en un puñado de pequeñas páginas
En nuestro país sin palabras,
en ese de caricias puras
de pieles y manos que hablan,
que manos y espaldas se unan
Y hablen con caricias duras
o toquen con suaves tonadas
canciones de pieles futuras
con pieles ya viejas, cansadas.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
14
“¡ssssshhh calla!, duermen las flores y en la onda transparente del cenit verdoso vagan, misticismo de suspiros y perfume de plegarias.”
MAÑANA
Porque presiento que nunca veré,
de mi cuerpo salir a mi alma,
de mi cárcel salir, de esta piel
el tranquilo fluir de la calma.
Sigo la senda donde atropellada
se fue mi descanso y mi sueño, en fin mis ganas,
dejé tendidas alguna esperanza,
un pedazo de ti, después no hay nada.
Ser que nació y que muere esta mañana
en la desierta calle de las causas,
de tu voz aún recuerdo la silueta,
de bellas formas, sólida apariencia.
El sol de rojas llamas me declara
sonrisas de momentos, aún me llaman.
la mañana que fulgura y alborea,
es tonada que los bienes nos regala,
pues tenemos hoy la suerte y la certeza,
de estar vivos, no sabemos si mañana
podremos amar, besar, decir palabras.
No dejemos hoy entonces lo de amar,
no sabemos cuan de lejos es mañana,
y vivamos este día como ayer,
y el ayer, como el hoy como el mañana.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
15
“Continuo en las nubes, ven conmigo,
sueña lo que quieras, sueños grandes como tú.”
MUNDO
Yo necesito un mundo que no existe,
un mundo que nos asile y nos escuche,
no aquel que nos aísle en un estuche,
tierra esa sin lamentos, ni reproches,
una de hondos caminos que persisten,
con más tierra y más mar, quizá dos soles,
que van a iluminar, quitar dolores.
Un mundo de poetas, vagabundos,
llenito de cantinas y de amores,
sin himnos y sin guerras, con canciones
con patrias sin fronteras, sin razones,
sin hambre y sin violencia, sin rencores.
Les invito a este mundo que yo anhelo,
tráiganse a conocidos, familiares,
gente de algún lugar, de otros lugares,
gentes del cielo y mar es lo que quiero.
Plantaremos selva y mar,
dormiremos en el suelo,
pintaremos al andar,
un horizonte de sueños
y la tierra quedará
llena de caminos bellos,
de colores, de verdad,
de ilusiones, ya sin velos,
de recuerdos y de paz,
llena de espejos sinceros.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
16
“Qué lejos el huracán, pone uno de otro los sitios,
qué difícil es lo fácil, qué cerrados los caminos.”
ERRANTE
Cuando en tránsito deambules, caminante
cuando perdido andes como errante,
y tus pasos no lleven adelante,
piensa que somos muchos de esa parte,
que no encuentran descanso en un lugar
que reposan un rato que es un arte,
para luego volver a caminar.
Dejamos el disfraz, así sin sastre
y un día de estos no tendremos más,
caminos paralelos, un dislate,
será ese día el de por fin volar.
El amor prenderá su candelero,
en el tronco reseco de mis venas
una noche en cualquier lugar del cielo,
volverá a repetirse esta condena.
Porque este año ya huye,
y otro viene y nos gobierna,
un desnudo labio nos quema,
alguien se enamora, lo intuye.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
17
Del cielo cae el amor, una estrella
y ahora se convierte ella en llama
otra vez pone en marcha ese tren,
de esa llama de hoy que es mujer,
de esa estrella que llaman Amaya.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
18
JUVENTUD
Mañana no habrá sol,
ni alegría del agua,
pero aún hoy hay amor
y la vana esperanza
de volver a brillar
de tener confianza
y la mejilla cálida
doradas noches largas,
el humo y la distancia.
juventud anegada,
por penas, tiempo y trampas.
Juventud que circula,
por las venas más altas,
venas como nevadas,
cumbres de altas montañas
Tenemos ilusiones, proyectos, lontananzas
y carros y vagones,
con piedras y con plantas,
las piernas de mujer,
y las verdades francas,
las tardes de leer,
las noches de resaca,
trabajos que perder,
si hasta tenemos lanzas
y rectas que torcer,
y castillos y plazas.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
19
“El viajero debe golpear en uno y otra puerta extraña,
hasta poder llegar a la suya y ha de marchar errante por todos los mundos externos, para alcanzar al fin su santuario más intimo.”
DI
Di que querías ser viajero experto
hombre de algún retrato místico
o acaso vagabundo, feliz y contento,
estatua dentro de cincuenta años,
morirme en mi sustancia, ser columna.
Di que demasiadas veces
intentaste hacer música y lo lograste
y te sentiste, un instante, poeta en ciernes,
otra vez sólo quisimos ser muros gigantes.
Mientras, la marihuana y el vermú rojo
destilan mares verdes y sangres en mis tripas,
hablan de cursos rotos, con lágrimas verdes
o me roban luces verdes, de ojos con luces,
aún más verdes.
Me desconozco, te desconoces.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
20
“Yo sé que ver y oír a un triste enfada,
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía,
a una región esquiva y desolada.”
DÉJENME
Que me encargue yo de la gloria futura
que se encuentre con mí, la princesa encantada.
que decida mi yo, la siguiente parada
y pueda devenir, de mi vida, mis dudas,
que descanse o me pare,
como el que sueña o fuma,
y me meza en el aire, en el humo, en la espuma,
y que nada distraiga, esta informal locura.
Dejen hoy que me caiga,
de reír o a amarguras,
que mi cara a mi mente,
material transfigura.
Les ofrezco dulzura,
natural pensamiento,
y mil balsas con dudas
y un abrazo y el tedio.
El final de este cuento,
una rama y dos viudas.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
21
Los años vienen sin ser convocados, vertiginosos y rompientes, a veces con un hacha, la del frío, depredadora, errante, por los aires.
Con los años también todo se entiende, el mudo azar, el hecho consumado, las trampas del abrazo y un beso, el beso. Las suplicas del hogaño, el polvo, un polvo, el tiempo que transcurre y arruga y desordena, todo se entiende salvo el insufrible abatimiento, la empalagosa normalidad, la hiel cercana.
NADIE
Nadie podrá despojarnos
ni los sueños impedirnos
ni quitarnos lo bailado
ni matarnos lo vivido
ni convertirnos en otros
ni usarnos como testigo
es un modo de vivir
es casi como sentirlo
y si la memoria aprieta,
para eso existe el olvido.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
22
ENCONTRÉ EN UN BAÚL.
Hoy encontré una jerga culta en un baúl
había más cosas, encontré un tecnicismo de agricultor
y un cliché tópico de ganadero, había también
reiteraciones, y una elipsis verde que brillaba y
me miraba indecisa, tres metáforas casi desnudas,
y una metonimia cruda, dos distorsiones elegantes
y rebusqué, más al fondo había un jardín
con flores de invierno y flores de pascua,
una frase sincopada me miraba graciosa, intrigada
me he interrogado, y admirado con todo lo encontrado
he decidido con esfuerzo sacarlo todo fuera,
y lo que es peor, utilizarlo cada día,
al menos lo intento hoy en un poema
sin rima verdadera, con una asíndeton sincera
quizá tenga algún valor reflexivo, expresivo,
polisémico, quizá no sirva para nada
no lo pueda ni utilizar un crío en un comentario de texto
no tengo orden lógico, lo he dispuesto todo al azar
he hecho una pausa entonada, y después, palabras
tan sólo palabras seguidas, a toda prisa, dignas,
cortas, contundentes, vestidas de caricias,
con palmas, sin rencores, límpidas, con música, por bulerías.
Y he conseguido que tus manías sean las mías,
tú calvario sean mis penas,
que tu armario y mis cajones cierren juntos
y ya no hay categorías que valgan, tiempos verbales,
ni depresiones, ni vecinos, hoy ni hay muerte y en camino
jóvenes, viejos, ciudades y novelas, poemas y verdades,
cama y velas, plantas, mascotas, cocinas y adornos.
A veces pienso como aquí en guardarlo todo.
Poema tuyo y mío, poema de los otros
23
“Se ha retirado la naturaleza al ver acercarse, o mejor abalanzarse al hombre”
LA HOJA
Cuantas veces en la frente una mano
y en la otra el papel, la mirada
en el aire una idea rondando,
entre el blanco papel y la almohada.
Entre el blanco papel y la mente
un reguero de tinta separa,
entre el blanco papel y la muerte,
una sólida lucha se entabla.
El papel con su virgen blancura,
solicita de mi ya esa idea,
y resulta que hoy tengo alguna,
algo incierto, hay belleza esperada.
Y la luna alumbra una palabra,
la palabra el color, la hermosura
y la línea al papel, camaradas,
queda asida y de ahí su frescura
Y la hoja, el papel, queda impresa
y la idea quedó reflejada,
la palabra al papel quedó presa
de la idea algo está declarada.
Epílogo:
¡Jamás hallará forma un pensamiento,
ni el deseo las palabras, hallará!
Poema tuyo y mío, poema de los otros
24
“Ayer, espeso como una selva, ayer oscuro de intenciones,
aprendí todo en el ayer, para que el mismo ayer, no vuelva.”
AYER
Y el tiempo que ha de pasar,
no es mejor que el que ha de venir
ni el que hubo en su lugar,
es peor que el que aún no vi.
No ha de durar lo que espero,
más que duro lo pasado,
pues duró lo que ha durado,
parte de un tiempo con esmero.
Por eso yo invoco al tiempo,
es este el único dios,
que diligencia tan viva,
tuviéramos toda hora,
la esperanza ya cautiva,
prisionera en una boda.
Unos por poco valer,
otros por no tener precio,
los menos por no tener,
cuenta cuentos, sacrilegios.
Los placeres corredores,
temporales los lamentos
y la muerte la jugada,
final de esta vida-sueño.
Pero esto no es cosa fuerte,
porque al pobre como al rico,
siempre lo encuentra la muerte.
Poema

Dejar un comentario

You must be logeate para dejar comentarios.