Para escribir, presencia.
Para escribir, la mente quieta.
Para escribir, paz.

Para escribir lo único que necesito es conseguir el silencio suficiente para darle paso al vacío inmanifiesto que existe ante todo y donde todo es creado en él y por él.