Estoy de pie
y aùn sigo en el piso
abatido, con làgrimas,
sin esperanza,
añorando
lo que no he sido.
Pasò el tiempo,
las horas siguen
detenidas en tu ser,
puedo sentir
que no tengo destino.